divendres, 9 de gener de 2015

La diasquisis



1. Qué es la diasquisis?

Van Monakow fue el primer autor que habló de este proceso en el 1911. Este termino proviene del griego y significa separación. Se puede definir como un fenómeno fisiológico basado en la depresión reversible de funciones conectadas anatómica o funcionalmente al área lesionada”.

Después de una lesión en el SNC no solo existe una alteración en las áreas lesionadas sino que se produce una inhibición de áreas relacionadas funcionalmente con el área lesionada (no por fuerza tienen que ser áreas cercanas físicamente). Esta inhibición se da porqué el área lesionada tiene que ser protegida, de hecho esta modificación a distancia se produce para poder proteger al sistema de estímulos demasiado fuertes que pudieran lesionar aun más el sistema.

Tradicionalmente, y todavía hoy algunos autores, defienden que la diasquisis es un proceso que se supera espontáneamente y que dura un cierto período de tiempo. En realidad, la experiencia con los pacientes, nos lleva a decir que; en primer lugar la diasquisis puede ser un fenómeno que dure en manera permanente y que el sistema empieza a desinhibir las áreas cuándo proponemos ejercicios de un cierto tipo (que veremos más adelante).

2. Qué implicaciones rehabilitadoras tiene la diasquisis?

Traducir estos datos neurofisiológicos en rehabilitadores, es sin duda la labor de terapeuta en la recuperación post-ictus.

En primer lugar, la inhibición de ciertas áreas puede modificar la función (la marcha, la manipulación de los objetos, etc.). Si nosotros queremos favorecer la desinhibición de estas áreas no podemos dar al sistema estímulos fuertes que podrían favorecer el proceso de inhibición. En rehabilitación podemos considerar “estímulos fuertes” por ejemplo poner en pié a un paciente justo después de haber sufrido un ictus o ciertas metodologías que proponen el refuerzo muscular o los estiramientos. Estas propuestas, según nuestros estudios, podrían favorecer la inhibición y por lo tanto no permitir una mejoría de nuestro paciente (veremos más ejemplos en la segunda parte del artículo).

3. Cómo podemos superar la diasquisis.

Entonces, ¿qué ejercicios proponemos para superar la diasquisis? Debemos dar al sistema estímulos débiles para poder favorecer su recuperación. En la teoría neurocognitiva (método Perfetti) encontramos los estímulos débiles en forma de ejercicios de primer grado. Los ejercicios de primer grado no prevén el reclutamiento voluntario de unidades motoras del paciente para poder resolver el problema cognoscitivo y llevan al paciente a sentir su cuerpo.

Veamos un ejemplo de ejercicio de primer grado para la extremidad inferior:

  • Título del ejercicio: Reconocimiento de superficies debajo la planta del pié. 

  • Modalidad: Paciente en sedestación, con los ojos cerrados. El terapeuta acompaña la extremidad inferior del paciente al contacto con una de las superficies posibles. La pregunta que el terapeuta pondrá al paciente será: ¿Qué superficie has sentido debajo de la planta de tu pié?” El terapeuta guiará en todo momento la extremidad inferior del paciente para que pueda sentir la superficie.

  • Contenidos: 
- Control de la reacción anormal al estiramiento en el tríceps sural.
- Superar las alteraciones en el reclutamiento de unidades motoras en los flexores dorsales del tobillo.
- Mejorar la capacidad de construir información táctil debajo la planta del pié.
- Mejorar la capacidad de estar atento a la planta del pié.
- Etc…
  • Objetivos: Dependiendo de la acción que se quiere modificar.